Alumnas de la Facultad de Filosofía y Humanidades participaron en los trabajos sociales TRIP UANDES en Ralco

Viernes 28 de diciembre de 2018

El equipo de Humanidades: Cristal Aguayo, la profesora Paula Baldwin, Sabrina Vecchionacce, Florencia Verdugo, María Aguilera y la profesora Alejandra Besa.

 

Una delegación de la Facultad de Filosofía y Humanidades formó parte este año de los trabajos TRIP, una instancia organizada por Vida Universitaria con el apoyo de Capellanía de la UANDES, que busca desarrollar tres ramas integrales de la persona, trabajo, servicio y formación humana y espiritual, y que se llevaron a cabo en Alto Biobío.


El objetivo es que cada alumno pueda servir a la sociedad a través de su profesión, generando acciones que tengan un impacto positivo en alguna comunidad, en este caso la de la cultura Pehuenche de Ralco y sus alrededores.


Paula Baldwin, académica del Instituto de Literatura y las alumnas Sabrina Vecchionacce y Florencia Verdugo, del Instituto de Literatura; Cristal Aguayo, de Pedagogía Media en Historia y María Jesús Aguilera, del Instituto de Filosofía, participaron de la serie de actividades realizadas por su Facultad.


La primera estuvo a cargo de Alejandra Besa, profesora de ramos matemáticos en diferentes Facultades y carreras de la universidad. Consistió en dos talleres de capacitación para profesores de Enseñanza Básica en temas como operaciones, álgebra, fracciones y resolución de problemas, de modo que los docentes apliquen metodologías adecuadas a la edad y contenido. Además, para trabajar con materiales concretos en la sala de clase y mejorar así tanto los resultados como la actitud de los niños hacia esta disciplina.

 

Alejandra Besa realizó clases de matemáticas a profesores de Enseñanza Básica.


La segunda capacitación estuvo a cargo de la profesora Paula Baldwin, quien durante dos días impartió clases a alrededor de 15 profesores de la zona, acerca de estrategias de comprensión lectora como estudios de autor, círculos literarios y lectura repetitiva interactiva, entre otros.


“Aunque ya había ido el año pasado a hacer un trabajo semejante, esta vez quedé muy contenta porque pudimos adaptar algunas metodologías al contexto pehuenche”, comenta Baldwin, quien agrega que, al finalizar las capacitaciones, todos los participantes recibieron certificados y estaban muy felices con la actividad.


“Por las tardes nos dedicamos a los niños”, agrega la alumna de Pedagogía en Historia, Cristal Aguayo, quien también participó del TRIP en 2017. “Estuvimos en la Biblioteca de Ralco realizando talleres de cuentacuentos para los niños del lugar y luego hicimos talleres recreativos para ellos”, cuenta.


“Lo más entretenido”, agrega Florencia Verdugo, de Literatura “es que no solo leímos cuentos en voz alta, sino que pudimos representar una historia con un teatro de títeres y luego cada niño confeccionó el propio”.


Este año se inauguró además un programa de radio que se transmitió durante una hora todos los días en la Radio Alto Biobío (100.9 FM). Allí se abordaron diferentes temas, como la importancia de la lectura y de conservar las tradiciones locales como costumbres, recetas, y leyendas, entre otras.


“Incluso grabamos algunos cuentos escritos por niños pehuenches, para que se transmitan por esta emisora en el futuro”, agrega María Aguilera, alumna de Filosofía.


Parte del plan 2018 de la Facultad de Filosofía y Humanidades era seguir con el proyecto iniciado en 2017: rescatar tradiciones orales y escritas del pueblo pehuenche, para intentar escribir un libro para niños que transmita aspectos fundamentales de esta cultura.


“Pudimos entrevistar a las “ñañas”, apelativo cariñoso para llamar a una amiga o a una mujer sabia, que estaban a cargo del jardín infantil del lugar, quienes nos explicaron cómo enseñan a los niños desde muy pequeños el respeto por la naturaleza, las leyendas pehuenches, los nombres de utensilios, vestimentas y hierbas”, explica Sabrina Vecchionacce, alumna de Literatura.


Al finalizar este viaje, la profesora Baldwin sostiene que “sin duda, el TRIP fue una muy buena experiencia y queda claro que quienes más aprendemos somos nosotras, pues el pueblo pehuenche tiene una riqueza cultural inimaginable y a veces desconocida”.

TRIP Humanidades