Experto español realiza charlas sobre el apogeo de la retórica y la literatura de viajes
Viernes 20 de noviembre de 2015


Viaje, ciudades y espacio y Relatos y literatura de viajes en el ámbito hispánico: poética e historia son algunos de los últimos libros escritos por Luis Alburquerque.
Viaje, ciudades y espacio y Relatos y literatura de viajes en el ámbito hispánico: poética e historia son algunos de los últimos libros escritos por Luis Alburquerque.

Para que un discurso llame la atención tiene que ser atractivo. Pero no basta hablar correctamente, sino que una serie de elementos estrechamente relacionados —incluido lo gestual—juegan un rol fundamental en la construcción de un relato para que resulte atrapante.

De qué manera una persona emplea las diferentes técnicas de utilización del lenguaje con el fin de que lo comunicado sea atractivo y persuasivo es lo que estudia la retórica, una disciplina que tiene su origen en la Grecia clásica.

Pero hay un punto de la historia donde esta se consolidó como campo de investigación y fuente de numerosos ensayos académicos. Cómo se desarrolló este proceso fue el tema que abordó el invitado internacional Luis Alburquerque, doctor en Literatura por la Universidad Complutense de Madrid (España), en la charla para alumnos y profesores del Instituto de Literatura, “Apuntes sobre retórica y humanismo en el siglo XVI”.

“En el siglo XVI ocurre una paradoja, porque es uno de los momentos más brillantes de la retórica, pero también es cuando más se formaliza su estudio”, detalló el investigador del Siglo de Oro. De hecho, el propio Miguel de Cervantes hace alusión en el Quijote al impacto que genera esta disciplina, tanto a nivel teórico como práctico.

“Lo curioso de la retórica es que está muy vinculada al nacimiento de la semiótica en el siglo XX, que es el análisis del funcionamiento de los signos dentro del seno de la vida social. Puesto que el acto de persuadir mediante la palabra también implica una disposición correcta y de mnemotécnica, que es una parte descuidada de la retórica, y de actio, que es la puesta en escena”, agregó Alburquerque.

Otro de los temas que abordó el investigador fue “¿Es la literatura de viajes un género literario?”. El profesor Alburquerque centró la conferencia en el análisis de los relatos de viajes desde el campo de la teoría de la literatura, intentando delimitar el género.

Para el académico, el relato de viaje es un viaje factual —se descartan, por tanto, los viajes ficticios—, y posee importantes componentes de intertextualidad (muchos relatos parten de otros textos o los citan) y de paratextualidad (se incluyen en los relatos prólogos, títulos, mapas, glosarios, encabezamientos, epílogos, etc.).

También enfatizó que la impronta personal del viajero en estos relatos es muy importante: “Para conocernos a nosotros mismos tenemos que conocer a los otros”, dice una cita del cronista Pedro Mártir de Anglería. Justamente, en las crónicas de Indias hay una evolución notable a este respecto.

Colón, por ejemplo, mira América con los ojos de su propia tierra, todo lo compara con ella; luego va incorporando vocablos indígenas y las figuras retóricas que usa no solo sirven de ornato a escrito, sino que sirven para conocer mejor lo que se describe.