Ingeniería Comercial UANDES suma dos nuevos profesores instructores

Miércoles 16 de enero de 2019

Francisco Díaz-Valdés y Pablo Sánchez son los dos nuevos profesores instructores de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Ambos hicieron su pregrado y postgrado en la Universidad de Chile, y enseñarán Teoría Microeconómica y Dinámica Industrial, y Comportamiento Organizacional, respectivamente.


A principios de enero, llegaron a la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales dos nuevos profesores instructores: Francisco Díaz-Valdés y Pablo Sánchez. Ambos son ingenieros comerciales de la Universidad de Chile, sin embargo, el primero estudia un Magíster en Economía y enseñará Teoría Microeconómica y Dinámica Industrial, y el segundo, un Magíster en Análisis Económico y dictará el curso de Comportamiento Organizacional.


Siendo ayudante en la Universidad de Chile, Francisco Díaz-Valdés descubrió su gusto por la docencia y, con el tiempo, los trabajos y algunos cursos, se fue interesando también en la investigación. “Al realizar ayudantías, me di cuenta de que lo pasaba muy bien enseñando y recibía buen feedback de los alumnos. En tanto, trabajando con el profesor Álvaro García, vi el gran desafío intelectual que es la investigación y el aporte que se puede realizar a la comunidad”, explica. 


Por eso, tras terminar la carrera de pregrado, decidió estudiar el magíster y hoy está realizando la tesis, donde intenta evaluar el impacto de las políticas fiscales (impuestos y transferencias) en el bienestar de los agentes de la economía, cuando los mercados son incompletos y los agentes heterogéneos.
La llegada a la UANDES se dio en forma paulatina. Primero, investigó seis meses en modalidad part time con Álvaro García en uno de sus proyectos sobre comercio internacional y, a fines de 2018, recibió la oferta de sumarse como profesor full time al cuerpo docente de Ingeniería Comercial. Cuenta que “la acepté encantado porque me gusta mucho el ambiente laboral de la Universidad y los proyectos futuros de investigación que tiene la Facultad”.

 


A futuro se proyecta estudiando un Doctorado en Economía -ojalá en “Chicago, Pennsylvania o Minnesota” y las áreas que más le atraen son macroeconomía real, macroeconomía con agentes heterogéneos, teoría económica, economía computacional y series de tiempo.


Según Díaz-Valdés, un buen profesor debe ser capaz de “transmitir de manera clara y apasionada los conceptos y apoyar el proceso de aprendizaje del alumno”. Mientras que las características necesarias para un investigador son: “invertir harto tiempo en sus estudios, manejar al revés y al derecho la literatura relevante y ser crítico de esta, ser capaz de exponer de manera clara los resultados de su investigación, y ser riguroso en las pruebas y verificación de los resultados”.


Al igual que Francisco, Pablo Sánchez también se interesó por la docencia cuando hizo ayudantías de distintas cátedras (Macroeconomía, Microeconomía, Estadística, Econometría, Organización Industrial, Desarrollo Económico y Microeconomía Aplicada) en la Universidad de Chile. Asimismo, la oportunidad de trabajar en algunos proyectos como asistente de José de Gregorio, hoy Decano de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Chile y presidente del Banco Central entre 2007 y 2011, y de Guillermo Le Fort, actual miembro del Grupo de Política Monetaria (GPM), le abrieron el apetito por la investigación.


Sánchez está terminando en estos momentos su tesis de magíster que trata sobre educación, donde busca analizar los incentivos que generan al interior de los colegios un cambio en el proceso de admisión universitaria, por ejemplo, la inclusión del ranking de notas de enseñanza media.


Luego de trabajar casi tres años INE, confiesa que “sentí la necesidad de volver a los libros, al estudio y a la docencia, en definitiva, retomar la carrera académica”. Por eso llegó a la UANDES, donde además de enseñar Comportamiento Organizacional, investigará junto a Jorge Rodríguez (sobre educación temprana) y a Rosario Macera (en temas de economía del personal).


Inicia así su carrera académica, la cual espera continuar en un par de años con un doctorado en Estados Unidos, con énfasis en microeconomía (teórica y/o aplicada).


Para él, un buen profesor debe “no solo de transmitir conocimiento, sino también lograr que los estudiantes desarrollen la intuición económica, se cuestionen los modelos canónicos, pregunten y, en definitiva, desarrollen un pensamiento crítico”. Y por el lado de la investigación, son requisitos fundamentales, “la disciplina, la iniciativa y la motivación”.