Investigación UANDES: El número de horas de uso del celular tiene un efecto negativo en las notas

Jueves 5 de abril de 2018

Ricardo Leiva, profesor de la Facultad de Comunicación.

 

La adicción al celular es un problema que enfrentan todos los colegios en Chile y el mundo. Hace algunos meses, Francia adoptó la radical medida de prohibir su uso en todos los establecimientos.


¿Cuál es la realidad en Chile? A través de un riguroso estudio —que consideró entrevistas a 300 escolares de entre 10 y 18 años y a sus respectivos padres—, Ricardo Leiva y David Kimber, académicos de la Facultad de Comunicación e Ingeniería Comercial, respectivamente, descubrieron que hay relación entre el excesivo uso de este aparato y el promedio de notas de los estudiantes.


Los resultados de la investigación "Efectos de la adicción al celular en los colegios” (presentación disponible para descarga) fueron presentados en un seminario realizado en la Universidad de los Andes, al que asistieron profesores de colegios de regiones y varias comunas de Santiago, académicos, entre otros. También se entregó a los asistentes un Manual de Buenas Prácticas de uso del celular, elaborado por especialistas.


“Los niños bajan hasta tres décimas sus notas por cada hora de uso de la pantalla brillante”, señaló David Kimber durante la presentación (lea completas coberturas en La Tercera, CNN, 24 Horas y Radio Duna). El problema de la adicción fue abordado por tres especialistas UANDES desde el punto de vista neurológico, educativo y comunicacional.

 

David Kimber, académico de Ingeniería Comercial.

“Hay consecuencias neurológicas. Durante los primeros años de aprendizaje, los niños ejercitan varias habilidades en una sola actividad. Tocan, sienten, huelen, interactúan socialmente, lo que el celular no permite. Además, influye en el dormir, ya que la iluminación de las pantallas altera el equilibrio de la melatonina, hormona natural que activa el sueño”, explicó Andrea Aguirre psiquiatra infantil de la Clínica UANDES.

 

Francisco Javier Larraín, investigador de la Facultad de Educación y director del Magister en Dirección y Gestión Escolar, señala que es importante que los padres supervisen el contenido al que están expuestos sus hijos a través del celular, además de promover actividades de juego y sociabilización sin el aparato, como andar en bicicleta, conversar, entre otros.


Respecto a la masificación de ciberbullying, Juan José Guerrero, profesor de Publicidad de la Facultad de Comunicación, advirtió que el ejemplo debe venir de los padres, junto con enseñarles a los niños a autocontrolarse.


Beatriz Feijoo, también académica de la Facultad de Comunicación, se refirió a una investigación que realiza sobre la publicidad que reciben usuarios de 10 a 14 años, a través de los dispositivos móviles. “Hoy hay aplicaciones catalogadas por edad, pero no ocurre con la publicidad que contienen”, sostuvo.

 

Además, la línea entre la publicidad y el contenido es cada vez más delgada. Por eso, hay que preguntarse si los niños son capaces de discernir e identificar la diferencia entre ambos.