La nueva Superintendencia de Educación Superior vista por el Rector José Antonio Guzmán

Viernes 21 de diciembre de 2018

La Universidad Técnica Federico Santa María fue el escenario escogido para el XVI Encuentro de Universidades Chilenas, organizado por Universia y Santander Universidades, donde el Rector José Antonio Guzmán expuso sobre la actual Ley de Educación Superior, específicamente sobre la implementación de la Superintendencia y la nueva institucionalidad del sistema.


En un inicio valoró la creación de este organismo, el que regulará y sancionará a aquellas instituciones que no cumplan con los estándares mínimos de calidad y con el correcto uso de los recursos públicos.
En su intervención, Guzmán explicó que esta nueva figura hará que aumente la información requerida por el Estado a las universidades, un cambio “importante que uno tiende a valorar positivamente, pero que requerirá de un proceso de adaptación”, según explicó. Aseguró, además, que habrá una mayor fiscalización del uso de recursos propios, ya que la nueva ley considera hasta sanciones penales en caso de que no sean puestos a disposición de las comunidades educativas.


Siguiendo con su análisis, frente a la mirada atenta de los rectores que participaron de este encuentro que se desarrolló en Viña del Mar, el Rector de la Universidad de los Andes hizo hincapié en la autonomía universitaria, asegurando que “un punto que a mi juicio es muy importante y al cual no se le ha prestado suficiente atención en el debate, es el encargo que se le hace a la Superintendencia de resguardar la libertad académica y la libertad de cátedra en las universidades, situación que es totalmente nueva. También en este caso se contemplan sanciones gravísimas para infracciones en estas materias”.


El Rector profundizó asegurando que es necesario que las universidades cuiden y resguarden su autonomía para que sea posible desarrollar sus proyectos académicos, se puedan tomar las decisiones necesarias a nivel curricular y potenciar la investigación.


“Todos sabemos que la Superintendencia surge en un contexto de abusos que hay que remediar, hay fe pública que se vio defraudada, y eso es respetable, pero tenemos que tener mucho cuidado de que el remedio no sea peor que la enfermedad. El objetivo de la Superintendencia no lo podemos perder nunca de vista, y tampoco la calidad en primer lugar. La calidad sin autonomía, sin libertad, sin diversidad de proyectos, se ve seriamente perjudicada, seriamente dañada”, destacó la máxima autoridad de la UANDES.


Cerró su ponencia, llamando a realizar un trabajo preventivo, colaborativo, en el cual la Superintendencia conozca a las instituciones que son parte del sistema universitario, para no solo supervisar, sino que también se oriente y ayude a identificar aquellas debilidades que puedan afectar la estabilidad y solidez de una institución. “Una superintendencia necesita tiempo para madurar y entender el sector y que en el caso de las universidades es muy delicado. La autorregulación de las instituciones es absolutamente clave”, afirmó el Rector José Antonio Guzmán.