Municipalidad de Las Condes y GET-UANDES diseñan primera Zona 30 en la comuna

Viernes 21 de diciembre de 2018

Grupo de Estudios de Trasporte (GET-UANDES) colabora con la Dirección de Transporte de la Municipalidad de la Condes, en el diseño de zonas 30, promoviendo la convivencia vial.

Convivencia vial, seguridad y comunidad son los conceptos y objetivos claves del trabajo que ha realizado la Dirección de Tránsito de la Municipalidad de Las Condes, con la colaboración de Sebastián Seriani, miembro del Grupo de Estudios de Trasporte (GET-UANDES) y profesor de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad, en uno de los sectores de su comuna.


“El proyecto-explica el académico- se diseñó con una metodología experimental, que consistió en realizar un taller dirigido a los vecinos, para conocer y recoger sus necesidades e inquietudes respecto de la calle. Luego, junto al equipo de la Dirección de Tránsito de la comuna, se diseñaron soluciones para dar más seguridad al peatón”.


La primera etapa de la intervención se realizó en la calle Sancho Panza y consistió en la implementación de diferentes medidas de tráfico calmado, que restringieron la velocidad de los vehículos motorizados a una máxima de 30 km/h., permitiendo mejorar la convivencia vial con las personas que salen a la calle a caminar o jugar, en el caso de los niños y niñas del sector.


Por ejemplo, cuenta Seriani, se instalaron lomos de toro a mitad de cuadra y vallas distanciadas para que el vehículo motorizado deba esquivarlas y así disminuir la velocidad. Además, en dichas vallas se instaló un letrero de “calle sin salida”, considerando que muchos vehículos ingresaban a alta velocidad, pensando que ésta tendría salida hacia la calle Bilbao.


Asimismo, en el cruce con Isabel La Católica, se implementó un lomo de toro plano con rejillas y demarcación para que peatones con movilidad reducida puedan cruzar la calle sin tener que bajar a la calzada. Además, este lomo de toro permite reducir la velocidad de ingreso de los vehículos.

 

Foto antes y después de la intervención. En este caso, se instalaron lomos de toro a mitad de cuadra, obligando a los vehículos a disminuir la velocidad, y así dar más seguridad a los peatones.


Como inicio de la segunda etapa, la cual se refiere al proyecto urbanístico, se cambiaron las luces del alumbrado público por ampolletas LED, aumentando la visibilidad en la noche y mejorando la seguridad para peatones. Esta medida será complementada con un botón de pánico a mitad de cuadra para dar aviso a Seguridad Ciudadana en caso de emergencias, la instalación de árboles para aumentar los espacios de sobra, la reposición de veredas, la instalación de basureros y de mobiliario urbano, entre otros.


Para medir la respuesta de los vecinos ante estas intervenciones, el profesor del GET-UANDES realizó una encuesta que ha arrojado positivos resultados. “Casi el 100% ha indicado que la calle actualmente es más segura, siendo las vallas y la iluminación LED los elementos destacados por los encuestados como los más efectivos. Un 85% también ha indicado que estas medidas han promovido la interacción o comunidad entre los vecinos, objetivo que se buscará reforzar con la segunda etapa de este proyecto”.


Debido a los buenos resultados, el equipo GET-UANDES seguirá colaborando con el Municipio para repetir la metodología en otras partes de la comuna. “La investigación que hacemos en la Universidad nos permite generar proyectos prácticos para apoyar a las comunidades, en especial considerando temas como implementación de zonas 30 bajo la nueva Ley de Convivencia Vial, y así no quedarnos solo en lo teórico”, comentó el doctor en Transporte.