"Sin la I Guerra Mundial toda la historia que sigue resulta absolutamente inimaginable"
Viernes 16 de noviembre de 2018


En la misma semana en que se conmemoraban 100 años de la firma del armisticio que ponía fin a la Primera Guerra Mundial, el profesor Enrique Brahm, dirigió la Clase Magistral de la Exposición organizada por Biblioteca, sobre el hecho histórico que “marcó el verdadero comienzo del siglo XX de Europa”. Explicando la importancia del conflicto señaló que “la Primera Guerra Mundial remeció el orden establecido y dominado por las grandes potencias europeas y desgarró la tupida red de lazos económicos a nivel mundial que se había consolidado en los últimos años”.

Analizando sus inicios, el académico de la Facultad de Derecho y del Instituto de Historia, comentó que “el atentado de Sarajevo serviría de catalizador en medio del ambiente cada vez más tenso y cargado, que dominaba la política europea desde las últimas décadas del siglo XIX”.

Sobre la situación en que se encontraban las naciones que participarían, señaló que “en el caso de los grandes estados nacionales ya constituidos –Francia, Gran Bretaña, el Imperio alemán–, los hacía más deseosos de prestigio, de poder, más orgullosos, más sensibles ante cualquier situación que pudiera hacerlos aparecer detrás de sus competidores, más dispuestos a reaccionar –incluso con la fuerza– ante la más nimia provocación, y los grandes imperios multinacionales de la zona sudoriental de Europa que se encontraban en los Balcanes –el Imperio Austro-húngaro y el Imperio turco-otomano–, el nacionalismo exasperaba la voluntad emancipadora de los distintos grupos nacionales que los conformaban”, todo hacía presagiar un enfrentamiento bélico.

Según explicó, las consecuencias serían desastrosas para todos los estados implicados, pero “la tragedia sería todavía más grande en los países derrotados, los imperios alemán y austrohúngaro, que dejarían de existir como tales”. El Tratado de Versalles vendría a poner fin a cuatro años de guerra, pero “se constituiría como una nueva humillación para los alemanes, que se agregaba a la derrota militar; el orgullo nacional quedaría profundamente herido y daría lugar al surgimiento de los movimientos de estilo fascista, la gran novedad política del período de entre guerras. Sin la guerra y sus efectos, resulta imposible imaginar a un personaje como Adolfo Hitler y toda la historia que sigue resulta absolutamente inimaginable”, concluyó el profesor Enrique Brahm.

Esta Clase Magistral se realizó con motivo de la Exposición “Primera Guerra Mundial, catástrofe fundacional del siglo XX”, organizada por la Dirección de Biblioteca, con la colaboración del Instituto de Historia de la Universidad de los Andes, que se presentó durante dos semanas en el Hall del edificio Biblioteca.